Mamá habla.

Archive for the ‘Consejos’ Category

desventajas de usar chupoLa necesidad de succión en los bebés aparece desde la semana 16 en el útero. Es normal que los bebés se lleven los dedos a la boca durante los primeros meses, pero a medida que crecen suele disminuir este reflejo.

Algunos bebes gustan chuparse por lo general el dedo pulgar, pero esto trae problemas dentales y se suele recomendar utilizar un pacificador que aunque también trae algunas consecuencias dentales lo hace en menor proporción.

A continuación algunas ventajas y desventajas de utilizar chupo, chupón o pacificador.

Ventajas

  • Brinda consuelo al bebé, ayudándolo a calmarse por sí mismo cuando su mamá no puede atenderlo.
  • Disminuye la ansiedad.
  • Inhibe la succión del dedo que ocasiona más problemas dentales y mayor dificultad para dejar el hábito.
  • Es recomendable cuando viaja en avión para evitar los cambios de presión en sus oídos.

Desventajas

  • El abuso del chupón puede crear problemas en la lactancia, ya que si el bebé no ha aprendido a amamantar, interfiere en la posición para tomar el pezón porque sólo exige que lo aspire sin que haga más movimientos con la musculatura bucal.
  • Incide en problemas dentales, como mordida incorrecta y constricción maxilar (cambio en el equilibrio entre la musculatura de la boca y la lengua).
  • Puede crear una dependencia emocional, gracias a a la cual no aprenderá a relacionarse con su entorno y ni a tranquilizarse de otra manera. Muchas mamás ponen el chupón al primer signo de llanto o incomodidad del bebé, siendo que lo que quiere es comer, jugar, que lo carguen o que le cambien el pañal.
  • Si se usa para dormir, le dificulta dormirse por sí solo y si se le cae en la noche, no puede volver a dormirse sin él.
  •  Interfiere en el desarrollo del lenguaje porque tiene la boca ocupada todo el tiempo.

Fuente: BB Mundo

Anuncios

Llegada del nuevo bebeLa llegada de un nuevo bebé a la familia puede provocar un montón de cambios repentinos en la vida familiar. Antes de que nazca el bebé, es lógico que los padres dediquen mucha atención y energía a los preparativos del feliz acontecimiento. Y, después del parto, la mayor parte de la atención de toda la familia se centrará en colmar las necesidades básicas del recién nacido.

Todos estos cambios pueden ser difíciles de sobrellevar para el hermano/a mayor. No es nada raro que los hermanos mayores acumulen resentimiento contra el recién nacido por haberles desplazado del centro de atención, usurpándoles el lugar central en la vida familiar, y que reaccionen ante semejante cataclismo portándose mal.

Usted puede adoptar algunas medidas para ayudar a su hijo/a a sobrellevar lo mejor posible todos estos cambios. Explicándole el embarazo a su hijo/a mayor con un lenguaje comprensible y que tenga sentido para él/ella, e incluyéndolo en el cuidado del recién nacido, podrá hacer mucho más llevadero el proceso de transición para toda la familia.

Durante el embarazo

Es una buena idea adaptar las explicaciones al lenguaje del niño/a. Por ejemplo, si tiene un hijo/a en edad preescolar, es posible que todavía no domine demasiado el/ella concepto de tiempo, de modo que para él no tendrá demasiado sentido que le digan que el bebé llegará dentro de 9 meses. Puede ser más útil explicarle que el bebé llegará en determinada época del año, como en invierno o cuando haga frío fuera. Lo mejor es dejarse guiar por las preguntas del niño/a. Por ejemplo, un niño/a de 4 años puede preguntar: ¿De dónde vienen los bebés?

Si su hijo/a muestra interés por aprender más cosas sobre su futuro hermanito, pueden realizar juntos diversas actividades para fomentar ese interés, como:

    • ver fotografías de cuando él/ella era un bebé
    • leer libros sobre cómo nacen los bebés
    • visitar amigos que tengan bebés
    • preparar juntos la bolsa para el hospital
    • pensar en posibles nombres para el bebé
    • dejarle que le acompañe al médico para escuchar el latido del corazón de su futuro hermanito/a

Organice las cosas con antelación para el día del parto

Conforme se vaya acercando la fecha del parto, es una buena idea que organice con suficiente antelación quién va a cuidar de su hijo/a mayor mientras usted está en el hospital. Tal vez quiera compartir esos planes con su hijo/a para que él sepa qué esperar cuando llegue el día.

Tal vez le haga ilusión que, después de que nazca el bebé, su hijo/a mayor vaya a visitarles al hospital. Es una buena idea organizar esa visita cuando no haya otras personas visitándole a fin de reforzar la sensación de que él también forma parte de la familia y convertir ese momento en un encuentro familiar íntimo.

Durante los días y semanas que rodeen al nacimiento del bebé, intente mantener las rutinas de su hijo/a mayor todo lo regulares  posible. Si tiene planeado hacer cambios en el dormitorio de su hijo/a para acomodar al bebé, hágalos unas cuantas semanas antes de la llegada del pequeño.

Una vez en casa

Es una buena idea incluir a su hijo/a mayor lo máximo posible en las actividades diarias relacionadas con el cuidado del bebé para que no se sienta excluido/a.

Es posible que a su hijo/a mayor le haga mucha ilusión ayudar en el cuidado del bebé. A pesar de que esa “ayuda” puede significar que cada tarea cueste bastante más tiempo, le dará a su hijo/a la oportunidad de relacionarse con el bebé de una forma positiva. Dependiendo de la edad de su hijo/a, podrá ir a buscar los pañales de su hermanito, ayudar a llevar el cochecito del bebé, hablarle o ayudar a vestirlo, bañarlo o hacerle eructar.

Si su hijo/a no muestra ningún interés por el bebé, no se preocupe y no le fuerce. Tal vez necesita más tiempo. Pasen tiempo juntos cuando el bebé esté durmiendo. A ser posible, tanto usted como su pareja, deberían reservarse un tiempo cada día para que los dos pasen un rato a solas con su hijo/a mayor dedicándole toda su atención.

Acepte los sentimientos de su hijo/a

Con todos los cambios que conlleva la llegada de un bebé a la familia, es normal que los hermanos mayores se porten mal mientras hacen un esfuerzo por adaptarse a esos cambios.

Anime a su hijo/a mayor a expresar cualquier sentimiento de enfado o resentimiento que pueda haber acumulado contra el bebé. Si su hijo/a no puede articular sus sentimientos, no le extrañe que los exteriorice saltándose conscientemente algunas normas o volviendo a lloriquear o a hablar como un bebé.

Si su hijo/a se porta mal, no permita que se salte las normas ni sea demasiado blando con él, pero haga un esfuerzo por entender qué sentimientos pueden estar motivando ese comportamiento.

Tomado de Kidshealth

Cuándo nos convertimos en padres por primera vez, desearíamos contar con un manual. Aquí una forma divertida de evitar primiparadas y reir un poco.

padres primerizos

Etiquetas: , , ,

a los niños no les gustan las verdurasLlega la hora de pensar en qué voy a hacer a la hora del almuerzo. Siempre eh tratado de preparar comida balanceada y nutritiva para mis hijos. Y dentro de esa idea de lo nutritivo incluyo las verduras. Pero desafortunadamente pareciera que mis hijos hayan nacido con un chip antiverduras. Ninguna les gusta, de ninguna forma. Cocinada, cruda, con huevo, sin huevo, con mantequilla, en fin.

Muy optimista me invento cualquier receta para tratar de camuflar las verduras y cruzando los dedos espero que no sean descubiertas en el plato y mis hijos las coman. Pero enseguida como si tuvieran un detector olfativo y visual las detectan a kilómetros y comienzan a realizar una exahustiva selección de aquello que sí se van a comer, dejando a un lado las pobres verduras y una vez más fracaso en mi intento.

En vista de tan preocupante y desalentadora situación espero la ayuda de todas y todos los lectores de este artículo para que me ayuden experimentados padres de familia a solucionar este problema.

Espero contar con la ayuda de todos ustedes y no solo a mí sino a muchas mamás y papás a los cuáles les sucede los mismo.

Muchas veces la hora de dormir se convierte en una tortura cuando nuestros hijos no obedecen. Lloran, se bajan de la cama, de su habitación con intenciones de terminar bajo las cobijas de papá y mamá.

Pero qué hacer? El peor error que podemos cometer es ceder ante sus caprichos y pataletas, pues así los niños sabrán que tienen el control y cada vez será más dificil ponerles límites.

Les comparto estos consejos para hacer que la hora de dormir deje de ser una tragedia y nosotros como padres tengamos tiempo para compartir en pareja y descansar.

Ensáyalos con tus hijos si ya dejaron la etapa de amamantar y si no estan enfermos o con problemas de abandono. Y que quede claro que no se trata de dejarlos llorar sin recibir ninguna atención, sino de ayudarlos y acompañarlos en este proceso.

Imagen

1- Después de bañarlos, darle su comida, leerles su cuento, darles besos, ponerle su pijama y demás colócalo en su cama o cuna. Dile: “Es la hora de dormir, buenas noches” Y sal de la habitación.

2- Probablemente comenzará a llorar y se notará muy activo. Pero por 2 minutos no hagas nada. Evita entrar en la habitación, sé que el primer impulso va a ser el de querer entrar a la habitación y consolarlo. Te vas a sentir como la peor madre, pero piensa que durante el día se divirtieron y lo consentiste y que ahora le estás enseñando a calmarse a sí mismo y a dormir por sí solo.

3- Después de estos “eternos” 2 minutos, porque así nos parecerán, entra en la habitación. Toca su barriguita y dile “Shhhhh” muy suavemente y con calma. Luego retírate de la habietación. Si se sale de su cama o cuna, colócalo de nuevo mientras le haces “Shhhh” nuevamente y sal.

4- Luego aumenta el tiempo de espera al doble. Así que ahora cuando tu hijo llore no esperarás 2 minutos sino 4. Y repites todo lo realizado en los pasos anteriores. Continúa haciéndolo hasta que tu hijo logre dormirse por sí solo. Te advierto que no va a ser fácil, tendrás que hacerlo por varios minutos y por varios días, pero lo importante es la constancia y ser firme.

Esto es lo que les espera, para que se preparen….

  • Tu hijo comenzará a llorar y cada minuto lo hará más fuerte para que tú respondas.
  • Al ver que sales de su habitación pegará un grito y llanto buscando detenerte.
  • Tendrás momentos de desesperación y querrás renunciar porque te sientes mal padre, pero piensa que su llanto realmente no es porque le duela algo sino porque tú no haces lo que él quiere.
  • Querrás salir corriendo y entrar a su habitación a penas llore.
  • Piensa y siente que no eres mala madre, simplemente estás enseñando a tu hijo de una manera contructiva a calmarse a sí mismo y dormir por sí solo.
  • Piensa que esto no durará más de 7 días si lo haces concientemente y con constancia.

Hola mamás les quiero compartir este video que me pareció muy bueno. Espero les guste y espero sus comentarios al final del post.

Mi hijo de 5 años esta en una etapa de miedo e inseguridad. De un momento a otro comenzó a sentir temor de estar solo. Y esto fué lo que me motivó a escribir este post.

No se puede dar una edad exacta de cuando los niños pueden presentar miedos. Todos los niños son diferentes e igual su entorno así que no es bueno generalizar.

Seguramente te preguntaste como yo, ¿porqué mi hijo siente este miedo? ¿De dónde salió?

Primero debemos comprender que el niño busca un pretexto para liberarse del miedo. Y que quiere decir esto? Significa que hubo una situación que causó originalmente el miedo de el niño que lo hizo sentir inseguro y con mucho temor. Para el niño liberar esos sentimientos de miedo e inseguridad busca un lugar y una situación familiar y corriente que no le represente ningún riesgo real. Esa es su forma de reflejarlo. Pongo un ejemplo: Si un niño se perdió en un Centro Comercial, después ese niño puede sentir temor de estar en la oscuridad.

Esa pretexto que busca el niño se puede presentar mucho tiempo después del acontecimiento que le causó ese miedo, no tiene que ser inmediatamente después de que le halla sucedido.

Algunos miedos más comunes que presentan los niños y cómo manejarlos y ayudar a enfrentarlos:   ¿A que le temen los niños?

  1. Miedo de Separación: Muchos niños enfrentan este miedo sobre todo cuando tenemos que ausentarnos y separarnos de ellos.
  • Cuando tengamos que salir de casa siempre despídete de tu hijo así esté llorando. Es importante para que el niño sepa que puede contar contigo. No exageres y te despidas demasiado.
  • Nunca te escapes o te vallas a escondidas, porque cuando el niño te busque y no te encuentre se va a sentir más inseguro aún y va a ser peor la próxima vez que tengas que salir.
  • Jugar a las escondidas es una buena táctica ya que el niño puede saber que aunque no estás a la vista estás a su alcance.
  • Es bueno que se acostumbre a estar solo por momentos. Que si tu estás en otra habitación te oiga y aparezcas de vez en cuando,  para que sepa que tu estás pendiente.

2. Miedo a los extraños: Casi todos los niños le tienen miedo a los extraños.

  • Es natural que el niño se aferre a nosotros cuando estamos con desconocidos. Hay que comprender esta reacción y no forzar al niño.
  • También puede sentir algo de reserva con tíos o familiares. No presiones al niño a saludar y comportarse como adulto. Dale su espacio y tiempo para que él poco a poco se acerque.

3. Miedo a la oscuridad: Por lo general llega una etapa en la que los niños pueden sentir miedo a la oscuridad.

  • Nunca lo dejes llorando solo, ni en este tipo de miedo ni en ninguno, lo único que harás es confirmarle su sentimiento de abandono e inseguridad.
  • Intenta ausentarte por un espacio corto y volver. Luego prolóngale los espacios de tiempo poco a poco.
  • Déjale la puerta abierta, una luz afuera o un osito de peluche para que se sienta más seguro.
  • Siempre compréndelo y bríndale todo su apoyo son etapas que con tu amor él o ella podrá superar.

Lo primero que debemos hacer como mamás al enfrentar el miedo de nuestros hijos es no tener miedo de el miedo que tiene el niño. Debemos sentirnos seguras para poderle transmitir esa seguridad a nuestros hijos.

Recuerda que si tu hijo es muy pequeño no debes pretender que el pequeñito controle su miedo porque es muy pequeño para entender eso.

Con abrazos y mimos podrás acompañar y ayudar a tu hijo a ir superando el miedo. Todo es un proceso.

Y tus hijos que temores tienen o han tenido?

 


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 281 seguidores

Mamá Habla en Twitter